"¿ Y por qué hay tanto tonto los cojones que todavía vota a la derecha ?"

Pedro Castro es todo un personaje.

Ha sido, es y creo que seguirá siendo Alcalde de Getafe.

Y ha sido, es y seguirá siendo "el amo" del Partido Socialista en la Comunidad de Madrid.

Pero, además, ha sido el cabecilla del "Guerrismo" en Madrid, muy por encima del tal Acosta.

Recuerdo una comida ..., bueno, vamos a dejarlo.

Y ha sido el "niño bonito" de Leguina, Gallardón y Aguirre en cuanto a inversión en infraestructuras se refiere, tanto que es imposible entender la política de inversiones del Ayuntamiento de Getafe sin la complicidad de los tres presidentes autonómicos.

Y, a cambio, Pedro Castro ha roto en su momento, entrevistándose con Gallardón la víspera de la reunión de sus compañeros o aceptando el primero su aplicación en Getafe, el intento de boicot de los alcaldes socialistas del "Cinturón Rojo" a las políticas emanadas desde los gobiernos populares de la Comunidad de Madrid.

Por eso, siempre he dicho que el autentico candidato del Partido Popular en Getafe es el propio Pedro Castro y que así se explica la sucesión de "pipiolos" que ha pasado por la dirección del grupo de concejales popular : Juan Carlos, Moreno y "Carlitos".

De hecho, para mí, es el "dueño y señor del Pesebre", como yo denomino entre otras cosas al entramado de gestorías y exconcejales de Urbanismo que "colaboran" con el Ayuntamiento principalmente en "asuntos de tierras", y el líder del "Partido Único", dado que tanto los propios concejales socialistas como los del Partido Popular e Izquierda Unida parecen estar sólo para ratificar con su presencia en el Pleno sus decisiones casi unipersonales, eso sí a cambio de sustanciosos sueldos, en algunos momentos superiores a los de los diputados regionales.

Así, recuerdo otra comida, ..., pero no, no es el momento.

De hecho, recuerdo un primer Pleno de mi amigo Moreno en el que tras no abrir la boca durante la aprobación de los sucesivos puntos del día, se levantó raudo y veloz cuando Pedro Castro amenazaba ya con concluir la sesión para reclamar la aprobación ya pactada del aumento de sus emolumentos como presidente del grupo opositor, y con eso lo digo todo.

Desde entonces, por vergüenza ajena, me he negado a asistir a dichos Plenos, a los que era tan aficionado.

Así, de su famosa frase "¿ Y por qué hay tanto tonto los cojones que todavía vota a la derecha ?", yo creo que le falto decir "... en Getafe", por que sólo hay que dirigir la mirada a mi amigo "Carlitos" para llegar a comprenderle, y quizá hasta darle la razón.

¿ Oficial u oficiosamente alejado ?

El PRIM, el PAN, el GIL, Mario Conde y la Lista de Independientes.

¡ Que os den !

¡ El regreso de los muertos vivientes !

"¡ Qué pereza, de nuevo a las trincheras !"

Los fachas a Izquierda Unida.

Se fue, se fue, Yubero se fue.

Moreno, el "paraca".

Juan Carlos, Yubero, la "acosada" y el "amo de las llaves".

Habíamos oído rumores.

Sí, estábamos seguros de que Yubero preparaba algo, pero creíamos que el ataque sería contra Pedro.

De hecho, David nos propuso colocar micrófonos, y algo de eso hubo.

Y, así, lo confirmamos : ¡ Yubero preparaba algo contra nosotros !.

Y, entonces, un día sucedió :

- Yubero, en presencia de Moreno : "¡ Esto no lo voy a consentir !".

- "El Moli", que entraba en la sala : "¿ Qué ocurre ?".

- Yubero : "¡ Pobre chica, esto no lo voy a permitir !".

Y, así, tras la salida de Yubero de la oficina, pensé que Juan Carlos había vuelto a "meter la pata" y que había decidido prescindir de Olga sin consultarlo con sus compañeros.

Y, en ese momento, le oí a Moreno algo que no di importancia, pero que desde entonces cada vez entiendo más claramente :

- Moreno : "¡ Pobre Juan Carlos, no tiene ni idea de con qué se enfrenta !".

Y así me enteré y, de regreso al Despacho, lo venía pensando y no me lo podía creer y, lo reconozco, me acordé de todos los antepasados de Escobar, y me decía :

- "El Moli" : "¡ Si ya lo decía yo, este tío es un imbécil !".

Y, entonces, desde el Despacho se llamó a Juan Carlos y se le hizo venir, y tardó en venir.

Y, mientras, empezamos a decidir que hacer y, aunque no decidimos nada hasta que conseguimos hablar en persona y cara a cara con Juan Carlos, sí que fuimos asumiendo que "culpable o no" por nuestro propio interés político debíamos apoyarle y defenderle, por que si no los siguientes íbamos a ser nosotros.

Y, ya digo, no puedo hablar por los demás, pero yo le creí culpable y, a pesar de ello, y por propia conveniencia, estaba decidido a "trazar una ralla en el suelo" y defenderle.

Y se le buscó a Juan Carlos abogado, y se le intentó levantar el animo, y se le aconsejó que a partir de entonces mantuviera un perfil bajo, y que "no se fuera de marcha".

Y se le siguió, sí, no nos fiábamos de él y se le siguió, y teníamos razón.

Y a Sonia, años más tarde, esto la "cabreó".

Y se le volvió a leer la cartilla y fue un poco más cuidadoso, pero sólo un poco.

Y, al final, hubo suerte y todo aquello fue mentira, al menos todo aquello por lo que se le denunciaba.

Y se consiguieron testigos, y el abogado hizo bien su trabajo.

Pero a Juan Carlos le "maltrataron" y tenía que haber contratacado, y no lo hizo.

Y su padre quería, y yo quería, pero él no.

Y yo, de haber sido él, me los hubiera cargado a todos : a Yubero, a Moreno, a Olga, a Paloma, a "el amo de las llaves", y a Pío también, ... o quizá no.

ACOSO

"ACOSO", según Wikipedia, "es una película estadounidense, estrenada en diciembre de 1994, cuyo guión está basado en una novela de Michael Crichton, que también participa en la producción del filme".

"El tema principal de la película es el acoso sexual : un ejecutivo informático ( Michael Douglas ) es denunciado por acoso por una rival ( Demi Moore), que había entrado a trabajar de la mano del presidente saliente de la compañía ( Donald Sutherland )".

"Sin embargo, el personaje que encarna Michael Douglas descubre que la denuncia contra él no es más que una distracción para evitar que se descubriera una maniobra fraudulenta perpetrada por los personajes a los que dan vida Demi Moore y Donald Sutherland".

"Finalmente, Michael Douglas consigue salir airoso con la ayuda de su abogada, Roma Maffia ( que, no sé por qué, quizá el peinado, siempre me ha recordado a Javier Saavedra ); su mujer, Caroline Goodall ( con la que yo me he sentido muchas veces identificado ), aunque inicialmente no le cree; y Rosemary Forsyth ( una especie de Pedro Pingarron con domicilio en Seatle ), directora financiera de la compañía, la cual también intentará aprovechar la situación para promocionarse".

"La película invita a los espectadores a considerar algunas cuestiones acerca del acoso, como la forma en que se exageran los hechos, el doble rasero aplicado si el acosador es hombre o mujer, y la facilidad con la que los cargos por acoso pueden llegar a ser utilizados en la competencia por ascender en el escalafón".

Nota de "El Moli" : Esa frase, "¡ Pobre Sanders, no tienes ni idea de con qué te enfrentas, como siempre !", la llegué a oír entonces en boca de un ahora muy importante funcionario y poeta madrileño.

Utrilla, Fernando y la carta.

Getafe, 15 de marzo de 1996.

Estimada/o amiga/o :

He tenido conocimiento, por distintos medios, de vuestra voluntad como Grupo de Concejales de prescindir temporalmente de los servicios de D.Fernando Peinado en el desarrollo de la labor de oposición municipal, para "dejar espacio" durante apenas unos meses a D. Mario Utrilla.

Antes de que tomes, junto a tus compañeros, cualquier decisión de este tipo ruego tengas en consideración lo siguiente :

1º Que durante la elaboración de las listas en las pasadas elecciones municipales, como miembro del Comité Electoral Local, defendí entre otras cosas la inclusión de tres jóvenes entre los diez primeros candidatos (Nemesio Arbeloa, Carlos González Pereira y Fernando Peinado ). Y que, posteriormente, ante la solicitud de D.Pedro Calvo, se decidió que D. Jose Luis Moreno sustituyera a D. Fernando Peinado, mostrándose este último dispuesto a sacrificarse por el Partido Popular de Getafe.

2º Que durante la campaña era claro, y así me lo manifestaron D. Luis Yubero y Dña. María del Carmen Plata, que la primera decisión a tomar era la sustitución de Dña. Olga Iglesias por no ser persona de la confianza del "nuevo" Grupo de Concejales. Y que, tras el fallecimiento en trágico accidente de los padres de Dña.Olga Iglesias ( a cuyo entierro acudí, reprochándoseme por los asistentes vuestra casi unánime ausencia ), D. Pedro Pingarrón y yo mismo, como miembros del Comité Electoral Local, y tras salvar vuestra en principio total oposición, logramos que se la mantuviera por al menos seis meses.

3º Que un buen día tengo conocimiento de la llegada de D. Mario Utrilla, para desarrollar vuestra labor de oposición municipal, y que desde un primer momento me muestro en contra y así se lo manifiesto siempre que tengo ocasión a D. Juan Carlos Escobar.

4º Que transcurrido un mes de la llegada de D. Mario Utrilla, y como fruto de mi contacto en calidad de Coordinador "oficioso" de Campaña con distintos responsables regionales, comienzo a entender lo acertado de la presencia de "Mario" entre nosotros.

5º Que tengo conocimiento de vuestra decisión de prescindir de Dña. Olga Iglesias y de D. Mario Utrilla, y de contar con la colaboración de D. Carlos Iván Sánchez Cabezudo y D. Fernando Peinado, tarde y mal. Que manifiesto desde un primer momento lo desacertado de la forma en que se trata el caso de Dña. Olga Iglesias y que me parece un suicidio político el prescindir de D.Mario Utrilla. Y que manifiesto a D. Carlos Iván Sánchez Cabezudo y a D. Fernando Peinado, pero también a otros muchos, que me parece una cobardía por parte vuestra utilizar las ilusiones de dos jóvenes como campo de batalla de vuestras discrepancias.

6º Que ahora se recupera por apenas unos meses a D.Mario Utrilla, medida que considero, si así lo consideran los responsables regionales del Partido, puede no ser negativa para el Partido Popular de Getafe. Pero que, para "dejar espacio" a D. Mario Utrilla, se prescinda temporalmente de D. Fernando Peinado y se maltraten así ( apenas lleva un mes colaborando con vosotros ) las ilusiones de un joven getafense y de la organización local de las Nuevas Generaciones ( más de 500 afiliados ), me parece simplemente que no es necesario : ¡ La política es el arte de lo posible, y de los imposible !.

Agradeciendo tu reflexión, antes de cualquier decisión que tengas que tomar, un saludo de

Víctor I. Molinero Izquierdo.

Utrilla, de los Utrilla de toda la vida.

Mario apareció un buen día.

El no tuvo la culpa al principio, pero desde ese mismo principio yo ya "no le tragué".

Yo venía reclamando, dada la "jubilación forzosa" de "Neme" y "Carlitos" tras mi ascenso a Presidente, una mayor presencia de las NN.GG. en el "día a día" del Grupo de Concejales, y en concreto por indicación de Pedro ( siempre más específico y práctico y menos utópico que yo ) exigía el puesto remunerado de asesor del Grupo para Fernando.

Pero Juan Carlos se había venido negando hasta el momento, siempre nos decía que esperáramos, ... y de pronto llegó Utrilla y ocupó "nuestro" puesto.

Y, desde ese momento, yo ya "no le tragué".

Me sentaba mal todo lo suyo : su aspecto, sus maneras, sus palabras, ... hasta su aliento.

Y esa moto, y ese casco, ... y las pegatinas de "snoopy" y de "mafalda" : ¡ Uff, qué grima !.

Y cuando me decía que tenía que ser "un hombre de Partido", que seguro que yo tenía mucho que aportar, que tendriamos que sentarnos algun día a hablar de política ...

Yo solo pensar que tenía que sentarme a hablar con él ..., lo siento, me hubiera sido imposible.

Y así, ni él fue capaz de "meterme en cintura" ( que en alemán se dice ... ), ni yo conseguí "echarle de mi pueblo".

Pero, ¿ quien se había creido que era este Utrilla ?

Bueno, sí, era "Utrilla, de los Utrilla de toda la vida", pero, seamos serios, una cosa eran sus hermanos y otra él.

Y así, tras pasar por Getafe e inagurar nuestra a partir de entonces fructifera cosecha de "asesores" ( "Kiko", "Kika", "Palencia", Tomás, ... ), que en tan grande lugar han dejado el nombre del Partido Popular de Getafe, luego y al tiempo ha sido secretario de Política Municipal del PP, Primer Teniente de Alcalde y Concejal de Cultura en Pozuelo de Alarcón, secretario de Participación del PP de Madrid y Alcalde de Sevilla La Nueva.

En fin, por todo esto y por más, es que "no le trago".

Juan Carlos se baja los pantalones.

Juan Carlos ya era presidente, no es que a mí me encantara la idea, pero así era.

Y se suponía, aunque yo nunca lo creí, que era a un 90 % uno de los nuestros, y eso era mucho si yo me consideraba a mí mismo de los míos tan solo en un 75 %.

Algunas veces sí que me pareció que renunciaba a apoyarse en "Kiko", pero otras, diréis que eso eran cosas mías, yo hasta notaba la presencia de Juan Tomás.

Y así, un día "no tenía cojones" para despedir a "El Amo de las Llaves", antes era capaz de cerrar la sede para no tener que hacerlo, y al otro "pedía la cabeza" de la secretaria del Grupo de Concejales, incluso con los padres de esta "de cuerpo presente".

Y un día hablaba maravillas de Pedro, y otro se lamentaba de lo poco que le queríamos a él.

Sí, la verdad, era para ponerse de los nervios.

Y encima, tenía el síndrome de la familia Kennedy, sí el que heredó Bill Clinton, "Carlitos" y parece que Silvio Berlusconi.

Pero lo peor fue su incapacidad crónica a mantener una decisión, buena o mala, la que fuera, pero una ..., y así un día se negaba a aceptar cualquier indicación de "la Regional", al otro "tragaba" y aceptaba la llegada de Utrilla, al otro se lo "cepillaba" y colocaba "con un par" a Fernando, y al otro ya se estaba arrepintiendo.

En fin, para qué seguir, no era la persona indicada para el puesto y punto : tenía demasiada tendencia a "bajarse los pantalones".

Nemesio se fue al Perú, y no volvió.

Me enteré tarde, muy tarde.

Primero me lo tomé a broma, a cachondeo.

Pero no, era verdad.

"Neme" se iba a ir al Perú, por motivos de trabajo.

Me dijeron que solo era cuestión de unos días, de un par de semanas.

Pero al final fue un año.

Me dijeron que ya volvía, pero no.

Luego que, si así lo considerábamos, pues que dimitía y ya.

Pero tampoco.

Fue vergonzoso, la verdad.

Y el cachondeo de "El Pitufo" me humillaba, por una vez tenía razón.

Incluso el "..." de Palencia se cachondeaba, y eso ya no.

Por fin, de verdad que me cabreé, y pedí su dimisión.

Pero entonces no, entonces me dijeron que ya volvía.

Y aún así no volvió.

Nota de "El Moli" : Tras un año, sí que volvió, pero a mí ya me empezaba a dar todo lo mismo.

... y Coordinador "temporal" de la Campaña del 96.

El acto había terminado, ... y había sido un éxito.

Pero "el Moli", sí el "buenazo" de "el Moli", ante la extrañada y asustada mirada de los "chavales de Nuevas", y la extrañada y expectante, incluso deseosa mirada de todos los que "no querían bien" a Pedro, que por primera vez apreciaban una desunión entre nosotros, estaba "montando el número" :

- "El Moli" : "¡ No puede ser, yo no sigo, yo me voy !".

Sí, el acto había sido un éxito, pero no gracias a las "gentes de Pedro", que "el Moli" quería pensar que también eran las suyas, y que por orden de aquel no habían acudido, boicoteándolo.

Y sí, el acto había tracendido, pero solo gracias a que "el Moli", que ya lo estaba viendo venir, que incluso lo vio venir antes de empezar a organizar nada, puso remedio, y logró llenar dos tercios del aforo transformándolo en una reunión de "puertas abiertas", con la presencia de varias asociaciones o plataformas de vecinos que querían reivindicar no se cuantas extrañas cosas.

La "actuación" tuvo éxito e, inmediatamente, empezaron a llegarle a "el Moli" infinidad de apoyos: Fernando, pidiendo perdón, ... Gabi y el "Bombero", de avanzadilla de Pedro, y con cierto escozor, ... "Carlitos", confundido, ..."Escubi", que al final apareció, aún a pesar de su miedo en los días precedentes : "¡ Yo me invento un viaje !", ... y, tras unos días, quizá una o dos semanas, el del propio Pedro que, por fin, se decidía a asumir la dirección de la campaña electoral, que era lo que "el Moli" quería desde el principio, y para lo que había "montado el numerito" posterior al acto.

Eran las elecciones de 1996, las que iba a ganar Aznar, y "el Moli" se negaba a que en Getafe no se hiciera campaña, y a que si finalmente se hacía él y las "Nuevas de Getafe" no colaboraran, o incluso boicotearan los actos.

Eran las elecciones de Aznar, las que tanto tiempo había estado esperando el Partido Popular, y de ninguna manera "el Moli" iba a permitir que Utrilla, un recién llegado, un "colocado" desde la "Regional de Pío", se encargara de la campaña en Getafe, y menos el que esto supusiera el que las ordenes locales fueran : "boicot" y "que se la pegue".

Ya había sufrido Getafe anteriormente ese "boicot" en las campañas electorales organizadas en los tiempos de Carmelo, como aquel acto de José Antonio Segurado que tuvo que ser suspendido, y de Juan Tomás, al que sólo le importaban las campañas en que él iba de candidato.

Por eso, ante la negativa primera de Pedro de asumir la dirección de la campaña, y para que no lo fuera Utrilla, reclamé para mí el puesto de coordinador electoral, que yo adjetivaba como "temporal", a la espera de que mi "amigo" rectificase.

Por eso, organicé durante dos o tres semanas varios actos preelectorales .

Y por eso, tras lo recordado arriba, "monte el numerito" y, finalmente," me salí con la mía" :

Y Pedro, ... ¿ Otra vez coordinador de la campaña electoral ?.

... y Presidente local "de hecho" del Partido.

Pedro ya no estaba, el presidente local de NN.GG. era ahora yo, y Juan Carlos en realidad tampoco.

En aquel tiempo, era lo más habitual que, imitando al famoso dibujo animado del mismo nombre, "Escubi" desapareciera, "se diera el piro" y, por tanto, desatendiera la organización durante una, dos o tres semanas.

Esto, claro, al principio me molestaba, luego me fui acostumbrado y al final llegué a disfrutarlo, ya que lo que sus prolongadas ausencias suponían era el que yo me convirtiera, como presidente de NN.GG, y debido a su total soledad en el Partido, en el "Presidente local "de hecho"".

De este modo, podía disponer de una sede, de unos militantes y de unos medios materiales ( teléfono, ... ), sin preocuparme en principio por su sostenimiento económico, y llevar a cabo mis "ocurrencias" políticas sin "zancadillas" de nuestros mayores, tan habituales durante los mandatos de Carmelo y Juan Tomás.

Así, debido a su abandono por Juan Carlos, no solo lideraba yo a los jóvenes de NN.GG., también dirigía a los afiliados mayores más colaboradores y militantes, esos que siempre van a votar en las elecciones internas, y de este modo por primera vez empecé a tener mi propio grupo de seguidores.

De este tiempo es, por ejemplo, la campaña "Un lápiz para Cuba", en la que participamos y conseguimos transformar con nuestra presencia una operación de propaganda procubana, alentada por los jóvenes de IU y PSOE, en una campaña de crítica de los falsos "logros de la Revolución", que entre otras cosas hacían necesaria la ayuda extranjera.

Luego Juan Carlos se marchó, Moreno "aterrizó", la sede se cerró y, cuando se volvió a abrir, por supuesto en otra dirección, ya nunca volví a ser dueño ni de lo mío.

Una "Superconcejalía" de Medio Ambiente para el PP.

Un día recibo una llamada :

- Jose : "¿ "Molí" ?

- "Moli" : "Sí, soy yo".

- Jose : "Quiero verte ..., ¿ Puedes venir a mi despacho ?

No era raro en aquellos años que Jose, Tito y yo quedáramos a comer, a tomar unos "wiskises" o a fumarnos unos puros, pero esta vez no me pareció una llamada de ese tipo, esto sonaba a negocio.

- "Moli" : "Hola Jose".

- Jose : "Siéntate, ¿ Que tal todo ?".

- "Moli" . "Bien, muy bien".

- Jose : "No sé si lo sabrás, pero Pedro está harto de Izquierda Unida".

Yo por un momento pensé que me hablaba de mi "amigo" Pedro, pero él se refería al "Pitufo", al mismísimo Alcalde.

- Jose : "Mira, el acuerdo entre el PSOE e IU está roto y él no quiere que se arregle".

- "Moli" : "¿ Y nosotros que tenemos que ver ?".

- Jose : "El estaría dispuesto a ofreceros una concejalía ..., la de Medio Ambiente ..., con amplias competencias".

- "Moli" : "No se, no lo veo, pero lo hablaré ...".

El Moli, presidente local de NN.GG. ...

Y así, un día, me convertí en el nuevo presidente local de NN.GG. de Getafe ...

Pedro llevaba un tiempo anunciándolo, se quería marchar.

Yo también se lo insinuaba.

Y, además, le aconsejaba que optara ya entre la política o los negocios, o lanzaba su candidatura a la Presidencia local del Partido o se marchaba definitivamente a su nuevo despacho.

Por eso algunos se pusieron nerviosos ( "Carlitos", David, Palencia, ..., incluso Paco ) y, de algún modo, se postulaban para sustituirlo.

La verdad es que, hasta cierto punto, me sentía adulado cuando se me acercaban con el "Si tú Moli no quieres ser presidente, bien podría serlo yo".

Yo estaba más por el "irme a mi casa" junto con Pedro que por el de quedarme en el Partido sin su liderazgo, y por supuesto no se me pasaba por la cabeza el sustituirlo.

A mí me gustaba ser "simpatizante, que no militante", "ministro sin cartera" y, en todo caso, "responsable de la acción social", que yo entendía como el "tener presencia", el "aparecer" en cuanto "sarao" político se organizara en Getafe y alrededores :

"¡ Primero hay que estar, luego ya habrá tiempo de convencer !".

Nunca me había atraido el encargarme de la organización, de las campañas de afiliación, de la búsqueda de recursos y, eso estaba claro, nunca me había planteado ser su líder, ni como secretario general ni, por supuesto, como presidente.

Si somos sinceros, me era muy cómodo estar a la vera de Pedro, ya que él lideraba, el nos lanzaba y, en ultimo caso, se hacía responsable, mientras que los demás, y yo sobre todo, bajo su cobijo, trabajábamos en lo nuestro con mucha tranquilidad.

Por eso, su propuesta de hacerme presidente, me aduló, pero en ningún modo tenía intención de aceptarla, y solo ante su insistencia, casi ultimátum, para que me hiciera con el puesto para así poder él irse tranquilo sabiendo que "su labor" no iba a desaparecer bajo el mandato de alguien menos fiel y más maleable, me lié la manta a la cabeza y acepte el puesto.

Luego ya, en un último intento de que Pedro cambiara de opinión, establecí mis condiciones :

Había que "jubilar" a todos los de mi generación, incluso a los de la siguiente, ya que su lealtad era con Pedro, y nunca lo serían conmigo, por verme como un igual, si no un inferior.

Había que delegar todo el trabajo administrativo en el nuevo secretario general, que Pedro me indicó que fuera Fernando, y yo acepté de inmediato por considerarle la unión lógica con los nuevos afiliados ( Jesús, Queca, ... ).

Y, por último, para seguir así yo protegido, Pedro debía seguir siendo el referente, el que ejerciera el verdadero liderazgo, el que tomara las decisiones estratégicas.

De este modo, yo podría seguir dedicándome a mis "acciones sociales", aunque ahora con cargo de Presidente, y centrarme en la táctica, en el día a día.

Pío, pío, pío, que yo no he sido.

Tras la salida de Juan Tomás, y por culpa de la "patológica" incapacidad de Juan Carlos para tomar una decisión y, luego, mantenerla, nos vimos enfrentados a Pío.

En primer lugar, el que unos chavales con "mala leche" le hubieran "levantado" el sillón a "todo un señor diputado" no había forma de que desde la Regional no se viera como un precedente peligroso.

Luego, el fracasado intento de sustituirlo por otro diputado, tras la huida "espantada" de su candidata, no hizo más que reforzar esta negativa visión de nosotros.

Y, por último, las interminables disputas en la concepción de la candidatura, que supusieron el que llegáramos a ser el último pueblo en registrarla en Génova 13, y "la debilidad" de Juan Carlos ante las presiones, ya fueran locales o regionales, nos colocó en su punto de mira.

Pío había llegado a la Regional, en sustitución de Luis Eduardo Cortes, como un autentico "paracaidista", impuesto por José María Aznar, que deseaba una ejecutiva regional totalmente afecta y que no le diera problemas.

Por eso, Pío no contaba a su llegada con un solo apoyo en las agrupaciones locales y, ante su incapacidad por competir con las grandes sedes ( Salamanca, ... ), optó por hacerse con las más pequeñas, y de esas en buena cantidad había en el "Cinturón Rojo".

Así que se lo pusimos ..., por nuestra culpa, por nuestras disputas, eramos una agrupación pequeña, dividida, débil, con un presidente, que no líder, pequeño, indeciso, inseguro y débil.

Y así, primero "neutralizó" a Pedro, luego "nos colocó" a Utrilla, más tarde "se cargo" a Juan Carlos y, por último, "lanzó en paracaidas" a Moreno, gracias a la traición y la debilidad de "Carlitos" y Antonio, por no hablar del "Acoso".

Y a Pedro le echan del Despacho de Pío.

Así fue, luego se le ha querido quitar importancia, pero la verdad es que Pío perdió la paciencia con Pedro y le echó de su despacho.

Por entonces, ante la "poca fortaleza" de Juan Carlos, Pedro había asumido en primera persona las negociación de la candidatura y, desoyendo las continuas llamadas a retirarse de la contienda, al final se había encontrado de frente al propio Pío.

Según sé, Pedro fue de nuevo presionado para que abandonara, pero al mantenerse firme en su posición el líder regional se descompuso y, creo que "perdiendo los papeles", le echo de su despacho.

Desde ese día la suerte de Pedro estaba echada, yo intenté recuperar a Juan Carlos para que liderara el proyecto, pero de nuevo me demostró que no tenía el suficiente temple.

Por eso, lo del "Acoso", al margen del sufrimiento personal, políticamente no fue más que el triste final de una triste historia.

Y Pío se esconde de El Moli, ... tras una fotocopiadora.

Tras el desastre en la confección de la candidatura, nuestro proyecto estaba seriamente tocado, en cierto modo sólo nos quedaba patalear, y eso fue lo que hicimos.

Así, siempre que podíamos, nos desmarcábamos y presentábamos candidaturas alternativas a la oficial, y siempre lo hacíamos en el último momento, y casi siempre era yo el que las presentaba.

Además, presentábamos recursos de amparo ante cualquier atropello "formal" de los nuevos dirigentes locales, eso sí guardándonos la "artillería pesada" de los "verdaderos abusos", reflejados en el ya por entonces famoso "Diario", para tiempos mejores.

Ya digo, nuestra intención era amagar, amagar y no dar.

Y, por supuesto, el encargado de presentar dichos recursos era también yo, el "kamikaze", el "loco" de El Moli.

Y, según parece, según me cuentan, en una de esas apariciones repentinas mías por el Registro de la Regional, sorprendí de tal modo a Pío que éste no tuvo mejor ocurrencia que lanzarse de un salto detrás de una fotocopiadora para no tener que cruzarse conmigo.

Y la verdad es ... ¿ Que no sé por qué ?

Porque ... "¡ Pío, pío, pío, que yo no he sido !".

Tomás, el de Brass, su "amigo" Ginés y "Carlitos", el de los Jamones.

Tras la llegada de "Wallesa", y apartados Carmelo y "Kiko", como ya he dicho, Pedro "se conformó" con la inclusión de Juan Carlos y Emilio como concejales de NN.GG., e incluso, ante mi desgana y la suya propia por ocupar un tercer puesto de "concejal joven", y no considerando a ningún otro de los nuestros "preparado", aceptó la petición del propio Juan Tomás para que se lo ofreciéramos a Paloma, como "mujer joven".

Todo, al principio, parecía marchar de maravilla : Juan Tomás, en su gestión diaria del Grupo de Concejales, se apoyaba en Juan Carlos y Emilio, y en general en todos nosotros, los chavales de NN.GG., los chavales de Pedro, y despreciaba al de "la cuota" de Carmelo, hasta el punto que acabó dimitiendo.

Pero, tras la elección interna de compromisarios, "Wallesa" se transformó y se lanzó a la captación primero de Juan Carlos, que fracasó, y luego de Emilio, que tuvo éxito.

Así, ante mi sorpresa, un día Emilio nos anuncia que deja de ser nuestro secretario general de NN.GG. porque Juan Tomás le había ofrecido serlo del Partido.

Inmediatamente, Pedro nos presenta a Tomás, el de Brass, como su nuevo secretario general, y nos anuncia que desea dar un "nuevo impulso" a la campaña de afiliación, en contra de lo acordado con Juan Tomás, como bien nos lo recuerda Paco, otro "en proceso de captación".

Tomás, como secretario general a cargo principalmente de la campaña de afiliación, tuvo un "éxito relativo", por no decir un "rotundo fracaso", y al poco tiempo se dedicó más a intentar medrar en Génova 13 a nuestra costa, a costa de las NN.GG. de Getafe.

En su interior, Tomás pensaba que si Pedro era capaz de codearse con los de "la Nacional", él bien podría hacerlo con los de "la Regional", y así llegó a ser "intimo" del propio Ginés.

Por eso, un día :

- Pedro : "Tomás se está equivocando".

- Moli : "No tiene media torta".

- Pedro : "Ya, pero puede hacernos daño en la Regional, con Ginés".

- Moli : "¡ Vamos, Pedro, que el rumor lo he extendido yo mismo !".

- Pedro : "De todos modos, hay que apartarlo".

- Moli : "¡ No te distraigas ! Tu encárgate de Juan Tomás, que de éste ya lo hago yo".

Así, durante meses, me hice un habitual de las "fiestas" de las agrupaciones locales de NN.GG., acompañado por Paloma y sus amigas, y le proclamaba a todo aquel que quería oírme, y algunos que no querían, que de ninguna manera Getafe apoyaba "el plan de Ginés de aupar a su "nuevo amigo" Tomás a la secretaria general regional".

Por esto, quizá, Ginés aún se acuerda de mí, y parece que no con mucho cariño.

"Carlitos", el de los Jamones, nuevo secretario general.

Por fin, con Ginés "neutralizado", Pedro sustituye a Tomás como secretario general, y lo hace por "Carlitos".

Antes, me lo había ofrecido a mí, pero yo lo había rechazado y le había recomendado al propio "Carlitos", ya que me encontraba más a gusto siguiendo al cargo de la acción social y no me veía capacitado para las labores de organización y, en concreto, como responsable de la campaña de afiliación.

Y así, le dije a Pedro :

- Moli : "¡ Hombre, y si además le sacas un buen jamón !".

Pedro, adjunto al Presidente Nacional de NN.GG..

Y por aquel entonces, tampoco se cómo, Pedro empezó a frecuentar la "Nacional de NN.GG.".

De nuevo, en su afán por competir, esta vez con Juan Tomás, había llegado "a lo más alto".

Sé que se había encargado de la organización, o al menos había ayudado, de un Congreso Nacional.

Sé que para desbancar a Juan Tomás había tenido que demostrarles muchas cosas a los que le patrocinaban, y prometerles muchas otras.

Sé algunas cosas, pero la verdad es que no sé cómo llegó a colocarse a la vera de Pedro Calvo.

Lo único que puedo decir es que fue así, y que de pronto empezaron a desfilar por los "garitos" de Getafe futuros "superconcejales" de Las Rozas, Alcalá, ..., y el propio Madrid.

Parecía que estuviéramos ya jugando en Primera División.

La finca de Perales.

Una de las cosas que sí sé de aquellos días es del interés repentino por Perales del Río, en concreto por una finca vinculada de algún modo a primeros nombres de la política y que parecía incurrir en algún tipo de irregularidad, o de abuso o conflicto con terceros.

El Despacho.

"El Despacho" era el despacho de Pedro.

En el Partido Popular, por entonces, había una sede oficial o no, dependiendo de la solvencia económica y la paz social de la organización en cada momento, pero había al menos dos subsedes oficiosas : la oficina del grupo de concejales, en manos de Juan Tomás primero y de Utrilla después, y "el Despacho", que era el despacho de Pedro.

Así, mas o menos abiertamente, se producía una constante peregrinación entre uno y otro despachos y, a modo de las clásicas comedias americanas, se abrían y cerraban puertas, entraban y salían personajes, con la absurda esperanza de no verse entre ellos.

Y en más de una ocasión, para no molestar al recién llegado, me tuve que ocultar, como los amantes de las mujeres infieles a la llegada del marido corneado, si no en un armario sí en un despacho contiguo.

Entraba Juan Carlos y salía Emilio, llegaba Antonio y se iba Neme, acudía Paloma y se escondía Carlitos, ..., la verdad que era para haberlo grabado en vídeo.

Camino a Genova 13.

Se acababa el plazo.

Apenas quedaban unos minutos para la hora límite.

Y allí íbamos Paco y yo, por la Castellana, camino de Génova 13, para entregar el listado definitivo de los candidatos del Partido Popular de Getafe a las próximas elecciones municipales.

Había sido complicado.

De hecho, eramos el último pueblo de la Comunidad de Madrid en entregar su lista.

Primero se publicó en Acción Getafense, un día antes de la reunión de la Comisión Electoral Local, una lista en la que aparecía "Kiko" como "mano derecha" de Juan Carlos y auténtico "hombre fuerte" de la candidatura.

Luego, en dicha reunión de la Comisión Electoral, parecía que se confirmaba la información.

Pero, tras mi salida de dicha reunión y mis comentarios intencionados, y cuando todo ya parecía perdido, Neme me sorprendió rompiendo sus credenciales y, secundado por Paco, amenazando con marcharse a casa y dejar sólo a Juan Carlos.

Ante esto, la situación se recompuso, tanto Pedro como Juan Carlos tomaron un nuevo impulso y, haciendo valer la rebelión de su gente, lograron sacar a "Kiko" de la lista, sustituyéndolo por su mujer, y decantarla algo a nuestro favor.

Sin embargo, yo no me quedé contento y así de camino a Génova :

Moli : "Sabes, nos estamos equivocando".

Paco : "¿ A que te refieres ?".

Moli : "A que esta lista es un error".

Paco : "Ya, pero ¿ Que podemos hacer ?".

Moli : "No presentarla".

Paco : "Eso no se puede hacer".

Moli : "¿ Como que no ?".

Paco : "Ya no hay tiempo".

Moli : "¿ Como que no ? No la presentamos y que se jodan".

Paco : "Moli, no se puede, ya no se puede".

Moli : "Ahora, retiro las credenciales de esta gente y se acabó".

Paco : "Moli, no se puede, ... . Tu no vas de concejal, porque no quieres, pero para los demás es nuestra oportunidad".

Moli : "Ya, ese es el problema, pero esta lista es un error".

La elección de Juan Carlos.

La Comisión Electoral Local estuvo formada entonces por dos representantes de "Kiko", su mujer y un "gestor local", dos representantes de Pedro, el propio Pedro y yo, y un representante de Juan Carlos, su hermana.

Como se ve todo estaba preparado para elegir a Juan Carlos como candidato y repartirse la candidatura "a pachas" entre Pedro y "Kiko", pero todo eso había sido acordado a mis espaldas.

Y así, a pesar de que la elección de Juan Carlos parecía un puro trámite, yo realice un último intento ante Pedro para lograr que éste se presentara y, en su defecto, traer de Madrid a otro diputado nacional que sustituyera a Juan Tomás.

Cualquier cosa antes que apostar por Juan Carlos y resucitar a "Kiko", pero Pedro no hizo caso y lo único que logré es arrancarle la promesa de que tras Juan Carlos ya no habría más candidatos intermedios sino que sería el propio Pedro quien encabezara una próxima lista.

Las indecisiones de Juan Carlos.

Habíamos sido citados en el despacho de Pedro, el antiguo.

Y allí estábamos, desde muy temprano, Neme, Humi, Pedro y yo.

No recuerdo bien, pero yo debía estar realizando alguna labor con el listado de afiliados, seguramente empezando a asignar sus mesas a interventores y apoderados.

Humi nos estaba haciendo un favor, intentando averiguar entre sus conocidos en la prensa local el origen de una noticia publicada o que se iba a publicar referente a nosotros, el Partido Popular de Getafe.

Y Neme y Pedro, como ya digo desde muy temprano, estaban elaborando el programa electoral.

Así transcurrió la mañana, hasta que al mediodía, ya casi por la tarde, aparece Juan Carlos y destroza el trabajo de Neme, introduciendo un sinfín de "ocurrencias informáticas", que por supuesto no traía siquiera escritas, y yo afirmo que ni pensadas.

Durante una o dos horas, los tres "programadores" discutieron y discutieron los distintos puntos, y yo desde el despacho de al lado los oía, confirmando en todo momento mi opinión sobre Juan Carlos, hasta que Neme me pidió que me incorporara al debate, y yo amablemente lo rechacé.

Y, por fin, al cabo de otras dos horas, Juan Carlos dice que está cansado y "se marcha a casa".

Inmediatamente, tras la salida de Juan Carlos, Neme entra en mi despacho con una sonrisa socarrona ...

Neme : ¿ Porqué no has querido entrar ?

Moli : Lo siento, pero es que a este tío no me lo creo.

Neme : Hombre, es un buen tío, es amigo mío.

Moli : Y mío, pero no me lo creo.

Neme : Tiene sus cosas, pero ...

Moli : Ahora, se va a buscar a "Kiko".

Neme : No digas eso, Moli.

En esto que llega Antonio, como siempre acelerado ...

Antonio : ¿ No sabéis lo que he visto ?

Moli : A Juan Carlos con "Kiko".

Antonio : ¿ Como lo sabes ?

Reunión de las Cinco Familias.

Getafe, hotel "Las Moreras", 18:00 h. de la tarde.

Juan Tomás era "mucho Juan Tomas", era el presidente local del Partido, era el presidente y el portavoz del Grupo Municipal, era "un señor Diputado", era "Wallesa, el diputado obrero del PP", era "del Clan de Valladolid", estaba patrocinado por "antiguos presidentes nacionales del Partido", se esperaba de él que ayudara a fundar "un gran sindicato obrero de derechas", que liderara el "crecimiento del Partido en el sur de Madrid" y que "acabara con el famoso "Cinturón Rojo"".

Y nosotros, Pedro y los suyos, eramos unos "pipiolos", unos "pipiolos" con "muy mala leche", pero nada más.

Por tanto, a parte de contactar con "antiguos presidentes" y demostrarles, después de mucho esfuerzo, porque al fin y al cabo Juan Tomás era su patrocinado, que no todo era trigo limpio, Pedro tuvo que recurrir a "abrir la caja de Pandora", es decir, volver a resucitar los múltiples grupos en que se dividía el partido local antes de que Juan Tomas llegara a Getafe.

Y de ahí la reunión en el hotel "Las Moreras" :

Allí, en una gran mesa, nos sentamos lo mejorcito de cada casa : Pedro, Gabi, Antonio y yo, Kiko, la gente de Carmelo, ... .

Parecía que íbamos a ser todos "grandes amigos", pero ...

LA COMISION DE NUEVA YORK

"La Comisión", según Wikipedia, "fue la reunión de varios miembros de las familias italoamericanas de la Cosa Nostra, con el fin de organizarse y evitar los pleitos territoriales y las guerras entre pandillas, muchas de las cuales tuvieron finales desastrosos para alguna de las cinco familias de la Mafia, como lo fue la famosa Masacre de San Valentín de 1930, donde más de doce gángsters fueron brutalmente acribillados".

Reunión secreta en un pueblo de La Sierra.

Me había llamado "Fireman" :

- "Fireman" : "¡ Oye "Moli", va a ver una reunión y queremos que asistas !".

- Moli : "¿ Una reunión ?".

- "Fireman" : "¡ Sí, quedamos en "El Pereira" a las 8:00 de la mañana !".

Al día siguiente :

- "Fireman" : "¡ Hola "Moli" ! ¡ Cuando venga Gabi nos vamos !".

Ya de camino, me enteré de que la reunión iba a ser con Juan Tomás, y que no asistiría Pedro.

- "Fireman" : "¡ Hola Juan Tomás ! ¿ Nos sentamos ?".

Durante un rato tanto Juan Tomás como Gabi se enzarzaron en unos discursos de justificación y reproche que me parecieron aburridos e interminables, aunque nada tensos, mientras que "Fireman" y yo permanecíamos callados, especialmente yo.

Pero, por fin, "Fireman" interrumpió :

- "Fireman" : "Bueno, Juan Tomás, ... ¿ Que quieres ?".

No me lo podía creer, Juan Tomás solo pedía tranquilidad para él, que no se le persiguiera a él, pero en ningún momento pidió algo para los suyos, los dejaba totalmente tirados.

Yo ya pensaba en recuperar a Paloma, incluso a Emilio, pero Juan Tomás no lo pidió.

"¡ Aquí hay una "Mano Negra" !".

Y así, empezó de nuevo la guerra.

Al principio los de NN.GG., los de Pedro, habíamos colaborado lealmente con Juan Tomás, acudíamos casi diariamente al despacho de concejales para ayudarle en cualquier tarea, nos prestábamos a ser quienes le organizaban los actos públicos, ..., eramos en definitiva sus "chicos para todo".

Pero, luego, más o menos tras la elección de compromisarios, aunque seguíamos acudiendo al despacho de concejales ya no era lo mismo, nosotros mediamos nuestras palabras y él dejaba de hablar con sus concejales o cambiaba de conversación en nuestra presencia, ya no había confianza.

Y así, comenzaron a publicarse en la prensa local, y nacional, noticias referentes directa o indirectamente a Juan Tomas.

Al principio sin importancia, como intentando calibrar los efectos, algo que yo solía encargarme de registrar con mis inmediatas apariciones en la oficina del grupo de concejales tras la publicación de cada una de esas noticias, casualmente coincidiendo con las repentinas ausencias de Juan Carlos, al que por esta circunstancia se le acusaba ya de ser su origen.

Pero, luego, se publica un articulo en el que se le recriminaba a Juan Tomás su acaparación de cargos y, más tarde, se desata el escándalo de su posible relación con una cooperativa, lo que le llevó a decir en mi presencia : "¡ Aquí hay una "Mano Negra" !".

Operación "Manos Limpias".

La primera noticia nos llegó por la prensa local.

Habíamos salido de una reunión del Comité Ejecutivo Local de NN.GG. y, como casi siempre, algunos no nos íbamos a casa sino que tomábamos algo en un bar cercano.

Allí estábamos, cuando Neme ojeando un periódico local lo vio.

Según parecía el Periódico de Barcelona había descubierto un asunto de corrupción en el que aparecían implicados marginalmente algunos vecinos de Getafe.

Nos pusimos inmediatamente a investigarlo y nuestras investigaciones nos llevaron muy lejos, tan lejos como Argentina o Cuba, y tan lejos que nos llegó el rumor de una más que posible renovación generacional en las filas del Partido Socialista local de cara a las próximas elecciones por temor a que se llegara a publicar todo el asunto en plena campaña.

Pero también nos llegó otro rumor.

Según este, nuestros adversarios en un intento de "neutralizarnos" estaban ofreciendo a los nuestros el "entrar en uno de sus negocios", para así tener ellos también algo que publicar sobre nosotros, y lo malo según el rumor era que ya había alguno que "había caído en la trampa".

"¡ No hay cosa más tonta que un obrero de derechas !".

Villaverde Alto, factoría de Talbot, 11:30 h. de la mañana.

Tras la elección interna de compromisarios, algo se rompió en el Partido Popular de Getafe.

Juan Tomás empezó a actuar con recelo y a maniobrar en nuestra contra, y Pedro, que al parecer le estaba esperando, inmediatamente lanzó el contraataque.

Y así, entre otras cosas, yo me fui a preguntar por nuestro "Wallesa" a donde había estado trabajando antes de entrar en política ...

Moli : Entonces, ¿ Conocéis a Juan Tomás ?

Operario : Pues claro, claro que le conocemos.

Moli : Oye, ¿ Y que tal tipo es ?

Vigilante : Bueno, como todos.

Operario : Como todos no.

Moli : ¿ Que pasa ? Era mal tío.

Operario : Mira, solo miraba para él.

Moli : Eso lo dices porque era de derechas.

Operario : No, chaval, no. Aquí hay gente de derechas y de izquierdas, pero ese sólo miraba por lo suyo.

Moli : Insisto, que seguro que lo dices por que era de derechas.

Operario : Que no chaval, por supuesto que "¡ No hay cosa más tonta que un obrero de derechas !", pero ese nos dejaba constantemente tirados, era de los que sólo miraba por lo suyo.

La llegada de Wallesa.

La llegada de Juan Tomás trajo la paz.

Carmelo, ante la imposición de la Regional, pareció rendirse y, por fin, marcharse a casa.

"Kiko", aunque en un principio intentó ayudar en la campaña, poco a poco se fue desvinculando.

Y Pedro, conseguido su objetivo de apartar a Carmelo, a "Kiko" y a todos los demás, se conformaba, por el momento, con su reducto de NN.GG. y la inclusión de Juan Carlos y Emilio en la lista de concejales.

Así, fue un poco "la paz de los cementerios", Juan Tomás cerró la sede, alegando insolvencia económica, pero en realidad se sentía más cómodo trabajando desde la oficina del grupo de concejales, y acabó por un tiempo con la vida interna del Partido, reduciéndolo todo a las intervenciones de los nuevos concejales en el Pleno.

Esto trajo una consecuencia, el alejamiento de "Wallesa" y sus concejales de las bases, de tal modo que convocadas unas elecciones internas a compromisarios para un Congreso Nacional o Regional, no recuerdo bien, Juan Tomás carecía de apoyos entre los militantes y parecía seguro que los cuatro representantes que nos correspondían irían a parar a gentes cercanas a Carmelo, que de este modo presentaba su última batalla.

Tuvimos, por tanto, que actuar los de NN.GG., y en las últimas cuarenta y ocho horas antes de la elección decidimos, decidió Pedro, que, ante la no presentación de candidatura alternativa en nuestra elección particular del representante de NN.GG. en dicho congreso, íbamos a desconvocar a todos nuestros jóvenes de que fueran a votar, para así no enseñar nuestras fuerzas y reservarlas para futuras confrontaciones, y lograr en cambio que todos los que nos apoyaban con derecho al voto en la elección de nuestros mayores acudieran a hacerlo.

Así, gracias a nuestros votos, Juan Tomas salvó la cara y logró repartirse con Carmelo los cuatro representantes, dos a dos.

Y nosotros sabiamos algo, que nuestros apoyos entre los mayores empataban con los de nuestros potenciales adversarios, y que dicho empate se desequilibraba a nuestro favor con el del bloque unido que representaba NN.GG..

Lo malo fue que Juan Tomás también hizo ese analisis y, desde ese mismo momento, intentó cambiar la relación de fuerzas y, casi sin disimulo, captar a Emilio, a Paco, a Palencia, ..., y ningunear a Pedro.

El taxista.

"El taxista" era un viejo militante, de los tiempos anteriores a Carmelo, y que a pesar de ello nunca había optado a un puesto de responsabilidad.

Un auténtico militante, voluntarioso, desisterado, siempre dispuesto a coger un coche, casi siempre el suyo propio, para recoger propaganda en Génova, para pasear la megafonía por las calles, para llevar lo que fuera necesario a los mítines, ...

Su última ocurrencia fue hacer bajar a las monjas de clausura del Cerro de los Angeles a votar a su colegio electoral y, no contento, interrogarnos a todos por si conocíamos a alguien mayor o imposibilitado que necesitara ser transportado en automovil hasta su mesa de votación.

Por eso, cuando por fin ganamos unas elecciones a nivel local, las famosas Europeas, me levanté y delante de todos le agradecí su trabajo y le dediqué a él y a los demás veteranos el triunfo.

La Guerra de los Carteles.

Luego volverían los tiempos de las puñaladas traperas y por la espalda, pero ese año, en esa campaña, durante la pegada de carteles, en la que sería por las modas del ecologismo la última o la penúltima pegada de carteles en Getafe, todos fuimos compañeros, que no camaradas, auténticos compañeros de partido, leales y solidarios.

Nos reuníamos todos, tras la jornada laboral, en la sede del Partido, y todos a una recorríamos las calles de Getafe, bueno más bien el barrio Centro, que tampoco había por qué darnos la paliza, e intentábamos empapelar todas sus paredes.

Como ya digo fue el último o el penúltimo año en que se pegaron carteles, pero también fue el último o el penúltimo en que te podrías llevar un ladrillazo al hacerlo, ya que para algunos el Partido Popular era todavía "el de los fachas", y estos por su calle "no pasaban".

Tampoco es que nosotros fuéramos unos angelitos, recuerdo que en esas últimas campañas con pegadas de carteles, no quedaba uno sólo del PSOE, IU o CDS que no tapáramos, aunque respetábamos "democráticamente" el del nuevo partido de Santiago Carrillo, ya que le quitaba votos a los otros.

"¿ Hay un diputado ... ?"

Getafe, delante del portal de la casa de Pedro, 2:00 h. de la madrugada.

Las reuniones del Comité Ejecutivo Local de NN.GG. siempre acababan tarde, muy tarde. Y, luego, casi siempre, tomábamos algo en algún pub cercano. Pero, al final, siempre nos quedábamos Pedro y yo a solas para comentar las jugadas.

- Pedro : "¡ Moli, la verdad es que no se que hacer!".

- Moli : "¡ Mira, tu eres el único que tienes todos los datos ! ¡ Tu decides !".

- Pedro : "¿ Será demasiado pronto para nosotros ? ¿ Deberíamos esperar ?".

- Moli : "¡ Somos muy jóvenes, claro que podemos esperar ! ¡ Pero se va a hacer muy duro !¡ Van a venir a por nosotros !".

- Pedro : "¿ Hay un diputado ... ?".

- Moli : "¡ De cabeza, nos tiramos a "lo del diputado" de cabeza !".

- Pedro : "La verdad es que podíamos ...".

- Moli : "¡ No te lo pienses, ... el diputado de cabeza de lista, la mitad de los concejales para Carmelo, la otra mitad para nosotros y "Aquí paz, y después Gloria" !".

- Pedro : "¡ Mucho me parece la mitad para Carmelo !".

- Moli : "¡ Coño, Pedro, no vamos a liarla otra vez ! ¿ O sí ?".

EL CLAN DE VALLADOLID


Aunque hay cierta confusión al respecto, el "Clan de Valladolid" no fue el que logró la designación de José María Aznar por Manuel Fraga como futuro Presidente del Partido, de eso se encargaron otros.

El "Clan" eran más bien el conjunto de "jóvenes" que le acompañaron desde Valladolid y otros lugares en su aterrizaje en Génova 13, en dura pugna con el "viejo aparato" capitaneado por Francisco Alvarez Cascos, y el primero que los denominó así fue un socarrón Federico Trillo haciendo referencia al origen del principal inspirador del grupo : Miguel Angel Cortes.

Tras las elecciones de 1996 no consiguieron ningún ministerio, al renunciar Pilar del Castillo al de Medio Ambiente, que finalmente por intercesión del propio Manuel Fraga fue para Isabel Tocino.

Se tuvieron que conformar con algunas "secretarias de Estado", que según decía Aznar eran tan importantes como los ministerios : Cortes en Cooperación, Michavila en Relaciones con las Cortes, Aragonés en el Gabinete de la Presidencia, acompañado por Timmermans ( rechazado por Cascos para su propio Gabinete ), y Pilar de Castillo ( casada con Guillermo Gortázar ) en el Centro de Investigaciones Sociológicas.

Pero para los "aznaristas", fueron ellos los primeros en utilizar dicho término, "José María está por encima de todo".

Tras las elecciones del 2000, Pilar del Castillo fue nombrada por fin ministra de Educación, Cortés pasó a la Secretaría de Cultura y Michavila a la de Justicia ( más tarde ascendió a Ministro ), y Zaplana, tras lograr la Presidencia de la Generalitat Valenciana, fue llamado a Madrid como Ministro de Trabajo y Portavoz del Gobierno.

Además, otros como Miguel Angel Rodríguez, Pío Gª Escudero, Mercedes de la Merced, Ana Mato, ... , fueron considerados en algún momento próximos al "Clan", pero en realidad no poseían el suficiente "pedigrí" para los verdaderos miembros del grupo.

Duelo al Sol.

Los hechiceros de la tribu de los "pieles rojas" lo habían anunciado.

El viejo shérif había conseguido mantener fuera del pueblo a las numerosas bandas de cuatreros que abundaban por la región.

Pero un nuevo pistolero había llegado a la ciudad.

Al principio el viejo shérif no le dio importancia, otro infeliz que pronto sería otra muesca en la culata de su revolver.

Pero, con la llegada de la nueva temporada de lluvias, empezó a preocuparse.

El joven pistolero, que había sido llamado por su viejo enemigo "Kiko", el capataz del "Rancho de la Nueva Generación", se había hecho independiente y se había apartado de quien le había traído al pueblo, se rumoreaba incluso que le había arrebatado en una partida de pocker la propiedad del rancho.

Por eso, antes de buscar el enfrentamiento directo, mandó a otro recién llegado, un individuo que se autodenominaba "el más rápido a este lado de Palencia", a buscar algún vaquero del rancho que pudiera testificar contra el joven pistolero y así poder actuar como shérif contra él, con tan mala suerte que topó con el cascarabias de "Moli", que si bien le protestaba siempre por todo al nuevo propietario del rancho, luego era el que le guardaba la silla de montar, le cepillaba el caballo y le engrasaba las pistolas.

Tras este fracaso, el viejo shérif no se rindió y nombró al que se denominaba "el más rápido" como alguacil encargado de la vigilancia del "Rancho de la Nueva Generación", lo que el joven pistolero no aceptó y retó al viejo shérif a un "Duelo al Sol", cuyo resultado decidiría quien iba a ser el nuevo amo del pueblo.

Carmelo y sus cosas.

El partido local, en aquel entonces, además de dividido y enfrentado, era muy pequeño, era muy poca cosa.

Por tanto, se confundía muy a menudo "lo del Partido" y "lo del Grupo Municipal" con "lo particular de Carmelo".

Había una sede, pues no se sabía bien si era del Partido, del Grupo Municipal o de Carmelo ; había un coche, lo mismo ; se disponía de una plaza de garaje en la propia sede, lo mismo ; había una televisión, lo mismo ; había una nevera en la cantina, mesas y sillas en las salas, lo mismo.

En broma, cada vez que tomábamos una coca-cola en la cantina de la sede le preguntábamos al que nos la servía si era auténtica o de garrafón, y si era de lo segundo si habían sido rellenados los cascos por él o por el propio Carmelo.

Ya digo, más que un partido de militantes, era el chiringuito de Carmelo.

Así, se hizo popular el dicho "Las cosas de Carmelo", en referencia, por un lado, a sus ocurrencias para mantenerse contra todo en la poltrona y, por otro, a que posiblemente los contratos de alquiler y los de propiedad de cuanto se manejaba en el Partido estuvieran a nombre del propio Carmelo.

... Y no voté en el referéndum OTAN.

Me había llegado la edad para votar y, mira por donde, mi primera oportunidad iba a ser el "Referéndum OTAN".

Yo, como decían entonces mis "amigos de Escolapios", era "más yanqui que Mickey Mouse o el Pato Donald", por tanto, no es que estuviera a favor, es que no entendía como se podía estar en contra.

Tan a favor estaba, que no es que apoyara la decisión de Fraga de considerar dicho referéndum como un asunto exclusivo de Felipe González, es que tenía miedo de que al final "Don Manuel" fuera citado a La Moncloa, hubiera "escena del sofa", se convirtiera en "Don Zapatones", se echara atrás y terminara apoyando el sí.

En fin, el día del referéndum no fui a votar, gano el sí ( hasta mi amigo Mariano, el de los 800.000 puestos de trabajo, votó que sí ) y permanecimos en la OTAN.

Y como es bien sabido, con el tiempo, un tal Solana terminó siendo el primer secretario general de la OTAN que ordenaba bombardear la capital del un país soberano : Belgrado.

Pero, como dirían el "Wyoming", o mi amigo Mariano, "eso es otra historia, no tiene nada que ver ...".

Y, además, "... la culpa es de Bush".

Yo apoyé a Antonio Hernández Mancha ...

El partido local era un desastre, todos divididos y enfrentados ; pero a nivel nacional no era mucho mejor : Verstrynge despedido, Fraga dimitido, y Herrero de Miñón al mando.

Pero, en este ambiente, Pedro es "el mejor".

No se como, pero en cuestión de segundos pasamos de apoyar la candidatura de Herrero de Miñón a firmar de los primeros la de Hernández Mancha.

Ahora eramos "manchistas" de toda la vida, vamos que podíamos jurar que hasta le habíamos visto tocar en su grupo de rock.

El día que ni a Hernández Mancha ni a mí nos dejaron votar.

Además de ser uno de los primeros que avalaron la candidatura de Antonio Hernández Mancha, en las Elecciones Municipales, Autonómicas y Europeas de 1987 ni a él ni a mí, ni a un gran número de ciudadanos, nos dejaron votar por no aparecer en el listado, tras haberse hecho una "extraña" actualización del censo.

Y el día que Herrero de Miñón "dió la espantá".

En otro Congreso posterior, yo estaba al cargo de la vigilancia de un pasillo.

Vi, por tanto, poco o nada de lo que sucedía en los Plenos o en las Comisiones.

Recuerdo, eso sí, una larga charla con un mas que "achispado" senador, que me estuvo adoctrinando sobre la problemática de Guinea Ecuatorial.

Y, por supuesto, recuerdo la despedida de Herrero de Miñón :

- López Viejo : Venga, preparar una sala.

- Moli : ¿ Como ?

- López Viejo : Necesitamos una sala para ya.

- Moli : Bueno, pues esta misma.

Así, al cuarto de hora, con un chaval de NN.GG. en cada una de las esquinas de la sala, Herrero de Miñón anunciaba a un grupo de periodistas su marcha del Partido, y yo era el chaval colocado a su izquierda de frente a los periodistas con cara de no gustarme nada lo que estaba diciendo.

Años más tarde, en las Vistillas, durante las "Fiestas de San Isidro", le volví a ver, pero esta vez él iba "algo desmelenado".

Y Pedro ... ¿ Otra vez presidente local de NN.GG. ?

Tras la dimisión de Pedro, me alejé del grupo.

Pedro nos había pedido que siguiéramos trabajando, en especial se lo había dicho a Emilio y Juan Carlos, pero Andrés también dimitió y yo no dimití por que no estaba siquiera afiliado, simplemente dejé de asistir.

Alguna vez era citado tanto por Juan Carlos como por Emilio, pero quedaba desilusionado al ver que tras nuestra marcha habían regresado los de la "pena de muerte y los "aguiluchos"".

No soy testigo, por tanto, de las maniobras y los contactos de Pedro para lograr ser nombrado nuevo presidente local de NN.GG., solo puedo contar el deterioro acelerado de la organización tras su marcha y que "la Regional" debió verlo, o que alguien se lo hizo ver.

Un día, cuando parecía que Emilio se estaba afianzando, o precisamente por eso, llegó la noticia : la "Regional de Ginés y Benjamín" había nombrado una "Gestora" presidida por Pedro.

La noticia me la dio mi amigo Raúl :

- Raúl : "Y Pedro ... ¿ Otra vez presidente local de NN.GG. ?".

15 de Abril de 1986

Arauzo de Miel, Burgos, 21:00 h..

Un grupo de amigos estamos pasando unos días en la casa de Arauzo.

Somos todos, desde hace un año, "antiguos alumnos" de los "Escolapios de Getafe", algunos están "haciendo la mili" y otros ya estudiamos una carrera.

Son días de risas y cachondeo, pero ...

- Cadena Ser : "¡ Se ha producido un ataque americano contra Libia !".

Era la "Operación Dorado Canyon", el bombardeo americano contra Gadaffi, pero para algunos de nosotros suponía problemas :

- Mariano : "¡ Me cago en ... , me han jodido el permiso !".

- José Luis : "¡ Eso tu, yo es que no tengo ni permiso, se supone que estoy en Getafe !".

- Nacho : "¡ Mierda, y yo ... en el Cuartel !".

Todos nos "descojonamos", pero Nacho seguía :

- Nacho : "¡ Mierda, mierda y mierda, iros todos a la mierda !".

No podíamos dejar de reír ...

- Nacho : "¡ Me voy, yo me voy para Getafe !".

Y se iba, por lo que tuve que intervenir :

- Moli : "¡ Ya no hay autobuses, no seas tonto y espera hasta mañana !".

Entre todos le convencimos, pero a la mañana siguiente :

- Mariano : "¿ Donde está Nacho ?".

- José Alberto : "¡ Se ha ido para Getafe !".

- Moli : "¡ Pero si todavía no pasa el autobús !".

- José Alberto : "¡ Se ha ido andando !".

Y todos dijimos : "¡ Mierda, mierda y mierda, iros todos a la mierda !".

La dimisión de Pedro ...

La convivencia interna del Partido seguía deteriorándose, y a los de NN.GG. nos era imposible realizar la más mínima iniciativa sin que alguno de los infinitos grupúsculos en que se dividían nuestros mayores no se sintiera amenazado o directamente la boicoteara.

Nosotros, salvo alguna "leal oposición", nos manteníamos unidos y ya hacía tiempo que nos habíamos desembarazado de la influencia de "Kiko", incluso su mujer y todavía nuestra presidenta había dejado de acudir a las reuniones de nuestro Comité Ejecutivo Local.

Pero la verdad es que el ambiente era malísimo, tanto que en broma decíamos que "nuestro grupo municipal tenía cuatro concejales y, gracias a Dios, tan solo seis tendencias políticas".

En ese contexto, nuestra "Presidenta en funciones" tras superar largamente la edad límite de permanencia en la organización, y a pesar de habérnoslo prometido, se negaba por enésima vez a marcharse y, en consecuencia, era Pedro el que presentaba su dimisión.

Mi "Leal Oposición" : Palencia.

Como ya digo, en 1988 y 1989 no estaba aún afiliado, pero asistía a las reuniones del Comité Ejecutivo Local de NN.GG. y la verdad es que me caracterizaba por ser un poco el "pepito grillo" de mi amigo Pedro.

Por otro lado, las divisiones internas en el Comité Ejecutivo Local del Partido eran cada vez más sonadas, incluso escandalosas, y lógicamente comenzó a afectarnos a los chavales. De hecho, debo recordar que nuestra entrada, la de Pedro y los suyos, fue de la mano de "Kiko", cabecilla de una de las múltiples facciones.

En ese ambiente, un día recibo la llamada de Palencia, un chavalín recién llegado a la organización, que me comenta que "la situación interna del Partido es muy mala" y que "como yo estoy enfrentado a Pedro ( "¡ Que Dios te conserve la buena vista, chaval !" ), me convoca ( atención : "¡ El me convoca !" ) a una reunión con el Comité Ejecutivo Local del Partido".

La verdad es que me estuve "descojonando" un buen rato, tanto que me costó poder explicarselo de un modo coherente a mi "enfrentado" Pedro cuando inmediatamente le llamé.

En fin, a la reunión acudí acompañado por Pedro y, aunque a éste no le dejaron asistir, mi presencia en ella motivó que fuera cancelada.

Como es lógico, nuestro amigo Palencia quedó marcado, pero el chaval es persistente ...